© HERMANAS FRANCISCANAS PENITENTES
RECOLECTINAS DE LA INMACULADA CONCEPCION DE MARÍA
Derechos Reservados / ® 2007
Powered with Macromedia Flash MX
Macromedia Dreamweaver MX
 
 
MADRE MARÍA JOSÉ DE JESÚS

 “175 AÑOS TRAS LAS HUELLAS DEL TESORO ESCONDIDO” SIN DETENERNOS

Hace 175 años que las Hermanas Franciscanas Penitentes Recolectinas comenzamos en Holanda el recorrido de seguimiento del Señor según el ejemplo de San Francisco, vivido por la Madre María José, fundadora de la Congregación.

Seguir al Señor según el ejemplo y espíritu de San Francisco nos compromete a las Hermanas a vivir el Evangelio con toda radicalidad para identificarnos con Cristo con el mismo estilo de San Francisco colocando nuestra confianza únicamente en el Señor que conoce nuestras limitaciones pero que ve, antes que nada, nuestro sincero deseo de caminar según el llamado que Él nos va haciendo, en estos momentos de la historia y en los lugares en los que nos encontramos.

La Madre María José así lo vivió y así nos enseñó, pero hay en ella una cualidad que de una forma muy especial nos compromete para nuestro camino. Es la Creatividad vivida con el coraje de quien por ningún motivo quiere dejar de hacer lo que ve que se lo pide el Señor. La Madre María José sufrió mucho por las circunstancias que le tocó vivir y es en su actitud firme de no amedrentarse ante las dificultades buscando creativamente las soluciones para cumplir la voluntad de Dios vino a ser fundadora de una nueva congregación.

Son 175 años los que las Hermanas Franciscanas Penitentes Recolectinas hemos tratado de ser fieles al carisma y espíritu de la Congregación dentro de la vida y normas de la Iglesia. En el recorrido de nuestra historia nos hemos sentido llamadas a la labor evangelizadora en el desempeño de la labor educacional, así como en la labor misionera en las comunidades que se forman en las parroquias.

En nuestra historia, hace ya 46 años que nos encontramos en Chile, tratando de mantener nuestra vida y misión en varios colegios y en algunas comunidades de las islas de Chiloé. Siempre hemos tenido que mantener con firmeza la creatividad que caracterizó a la Madre María José.

Los tiempos actuales son muy distintos a los tiempos antiguos. Nuestra historia actual es una historia renovada pero nos damos cuenta de que la renovación es una tarea permanente. Es una historia renovada que sigue renovándose y que ha de ser permanentemente renovadora con la fuerza del Espíritu.

Frente a toda esta realidad nuestro camino de seguimiento de Jesús quiere ser el que corresponde a los discípulos. Los Obispo reunidos en Aparecida dicen: “ El discípulo experimenta que la vinculación íntima con Jesús en el grupo de los suyos es participación de la Vida salida de las entrañas del Padre, es formarse para asumir su mismo estilo de vida y sus mismas motivaciones (cf. Lc. 6, 40b), correr su misma suerte y hacerse cargo de su misión de hacer nuevas todas las cosas” (A. 131).

Al seguir el estilo de vida de San Francisco, sentimos un especial llamado a vivir con la Iglesia la opción preferencial por los pobres que debe vivir toda persona creyente en el Señor ya que “ la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza” (Benedicto XVI, DI) y que los Obispos de Latinoamérica y del Caribe han ratificado explícitamente en Aparecida al decir : “Hoy queremos ratificar y potenciar la opción del amor preferencial por los pobres hecha en las Conferencias anteriores. Que sea preferencial implica que debe atravesar todas nuestras estructuras y prioridades pastorales. La Iglesia latinoamericana está llamada a ser sacramento de amor, solidaridad y justicia entre nuestros pueblos” (A. 396).

Con todos los que nos acompañan en nuestro camino esperamos tener el coraje creativo de la Madre María José para poder seguir hacia adelante descubriendo lo que nos va pidiendo el Señor en estos momentos de la historia..